Tips para el cuidado de las mascotas en Invierno

Se acerca el invierno y ello conlleva el mal tiempo, las bajas temperaturas, la lluvia y la nieve. En esta estación del año tenemos que tener especial precaución en el cuidado de las mascotas, ya que su salud y el bienestar es responsabilidad nuestra. En esta época del año nuestras mascotas requieren un cuidado extra y en este post te damos algunos tips para su cuidado.

1. Precaución en los paseos

A la hora de sacar a pasear a nuestra mascota es importante tener precaución, ya que si en el lugar donde vives hay temperaturas demasiado bajas, tu mascota puede sufrir. Aunque tu mascota tenga un buen abrigo (su pelaje) para ello no estaría de más regalarle una prenda de abrigo o un chubasquero contra las lluvias que se adapte a sus necesidades, ¡te lo agradecerá!.

2. Baños en invierno

Hay que tener especial cuidado con los baños de nuestras mascotas en invierno para que no tengamos problemas de salud. Para ello es bueno limitar los baños y si fuera necesario realizar el baño, porque tu veterinario de confianza así te lo ha indicado, se debe secar bien después de bañarle, evitar corrientes y siempre realizarlo después de haber paseado para evitar que salga a la calle húmedo y que se exponga a temperaturas frías.

3. Corte de pelo de tu mascota.

Si estás pensando llevarlo a la peluquería canina es mejor pensárselo dos veces ya que en invierno una de las cosas que protege a tu mascota del frío es su pelaje. En el caso de que quieras que tu mascota pase por la peluquería, se pueden realizar cortes de invierno sin tener que rapar para evitar desprotección frente a las inclemencias meteorológicas.

4. Alimentación correcta.

Al igual que en nosotros, es importante darles una buena alimentación para que así tengamos mascotas sanas y fuertes y su sistema inmunitario esté mas preparado para afrontar enfermedades en esta época.

Tampoco estaría de más consultar al veterinario y si fuera necesario y función de cada caso en particular, aportar suplementos que beneficien la salud tu mascota.

Además tenemos que tener especial precaución en animales de razas pequeñas; mascotas de avanzada edad o con alguna enfermedad. Serán siempre los mas susceptibles en esta época de fríos.

Con estos tips intentamos darte algunos consejos para que tu mascota lleve lo mejor posible el invierno.


Consejos para viajar con tu mascota

El verano es una de las épocas del año más relajantes. En ella los viajes son muy habituales gracias al buen tiempo y los periodos vacacionales. Sin embargo, también supone una época de cierto estrés para aquellos que tienen mascotas, especialmente para quienes las tienen desde hace poco y no saben qué cosas hay que tener en cuenta para viajar con ellas. Viajar con un animal implica realizar una serie de pasos previos al viaje, durante el trayecto y cuando ya has llegado al lugar de destino.

Antes del viaje

Uno de los aspectos fundamentales mientras organizas tu viaje es asegurarte de que el hotel o el apartamento que contratas permita el acceso a mascotas. En muchos destinos son muy estrictos con la política de acceso de animales, por lo que si no te has asegurado de que están permitidos puedes tener un serio problema.

También es importante elegir un destino que sea agradable para tu mascota: que tenga lugares para pasear, el clima sea adecuado, etc.
Acudir al veterinario antes de viajar también es un paso importante para asegurarte de que tu mascota se encuentra en perfectas condiciones de salud. En esta revisión tienes que preocuparte de que el animal tenga todas las vacunas necesarias y el chip localizador para evitar problemas. Además, en esta visita se harán recomendaciones específicas e individualizadas sobre la mejor forma de proteger a vuestra mascota frente a parásitos externos, y así evitar que en el transcurso de las vacaciones pueda contraer alguna enfermedad transmisible.

Si vas a viajar al extranjero con tu mascota, es muy importante que te informes de las necesidades que requiere el lugar de destino elegido para entrar con animales. Imprescindible será el pasaporte, pero muchas veces no sólo es necesario este trámite.

Al igual que las personas preparan el equipaje con lo necesario, también las mascotas deben viajar con su “maleta” en la que se lleve el collar, la correa, algún juguete, una manta, agua para el trayecto y un cuenco; además de todos los productos de higiene, antiparasitarios y la comida.

Durante el viaje

Si tu mascota es pequeña la opción más adecuada para cualquier medio de transporte es el transportín. Puede resultar poco atractivo llevar a tu mascota en esta caja, pero es la opción más segura. Si el animal es de mayor tamaño y viajas en coche puedes optar por utilizar un arnés y colocar rejillas o barras en el vehículo.

Si viajas en tren o avión lo más importante es consultar con la compañía cuales son sus políticas de viaje para animales, ya que suelen variar entre las distintas empresas.

Para evitar que tu mascota se maree puedes visitar previamente al veterinario para que te de algún medicamento. Además, es importante que inicie el trayecto con el estómago vacío y que haya hecho sus necesidades.

Es importante realizar tantas paradas como sean necesarias. Localiza las áreas de descanso en las que tu mascota pueda dar un pequeño paseo y beber agua de forma segura.

En el destino

  • Una vez que has llegado a tu alojamiento es importante colocar sus juguetes y pertenencias para que tu mascota no note tanto la ausencia de casa y se familiarice con el ambiente.
  • Es recomendable localizar la clínica veterinaria más cercana por si es necesaria en algún momento del viaje.
  • En la medida de lo posible intenta que tu mascota siga sus pautas horarias de alimentación y una dieta similar a la de su día a día para no causarle problemas intestinales.

Con la ayuda de estos consejos conseguirás que tu mascota también pueda disfrutar de las vacaciones y no tenga problemas en adaptarse a los días que estéis fuera de casa.


Los mejores consejos sobre alimentación canina

En ocasiones tendemos a creer que mimar a nuestros perros es la mejor manera de cuidar de ellos. Verdaderamente, el cariño y la delicadeza en el trato no serán algo que desaconseje un veterinario jamás.

Eso no significa que no haya que enseñarles límites, siempre de una manera respetuosa y utilizando metodologías en positivo. Todo propietario debería tener unos conocimientos básicos sobre educación canina y saber aplicarlos. Y, así como la buena educación no está reñida con el cariño, la correcta alimentación del perro debería ser también otra de las asignaturas de obligado conocimiento para todos los propietarios.

Sin embargo, lamentablemente no es así y en no pocas ocasiones hemos tenido que recibir a pacientes de urgencias en nuestra clínica veterinaria, afectados por la ingestión de algún tipo de alimento absolutamente contraindicado para un perro. Esos propietarios, en su desconocimiento, creían estar dándole un mimo a su perro al permitirle comer algo que, en realidad, era nocivo para su salud.

Consejos de los veterinarios de Pamplona sobre alimentación canina

Por la responsabilidad que sentimos hacia nuestros clientes, queremos aportar unos consejos que los propietarios puedan aplicar a la hora de decidir qué dar de comer a su perro y en cuánta cantidad, para que una inadecuada ingesta no sea motivo de visita a la clínica veterinaria.

¿Qué alimentos no deben faltar en la dieta del perro?

Para que un perro se mantenga sano y bien alimentado, se le debe procurar una dieta equilibrada en proteina, hidratos de carbono y grasa, ademas de otros nutrientes esenciales. La mejor opcion es alimentar a nuestras mascotas con piensos comerciales de calidad, equilibrados y con buena materia prima. Dentro del mercado podemos encontrar infinidad de marcas de alimentación.

¿Qué alimentos no deben comer jamás los perros?

No es conveniente darles nuestras sobras humanas, los perros no pueden alimentarse como nosotros y menos con platos condimentados además pueden contener alimentos prohibidos para ellos sin que los sepamos.
Pasamos a señalar los alimentos cien por cien contraindicados que, si se evitan, nos ahorrarán más de una atención veterinaria de urgencia.

El principal de ellos es el chocolate, un alimento absolutamente nocivo que, además, no aporta nada de valor nutritivo al perro. Si queremos premiarle con algún tipo de golosina es preferible comprar golosinas específicas para perros que contengan la menor cantidad de aditivos artificiales posible. Además, tendremos la precaución de no saturar al perro con golosinas para evitar problemas de sobrepeso y desequilibrar su alimentacion fundamental que debe ser el pienso.

Tampoco se les debe dar carne y vísceras crudas, de tal manera que evitemos que puedan ser afectados por enfermedades parasitarias

Los huesos nunca deben formar parte de la alimentación de nuestras mascotas, ni siquiera como premio o entretenimiento. Cualquier hueso, y repito, cualquiera, puede producir daño desde el momento en el que entra por la boca. Ni huesos de pollo, ni de cordero, ni de cerdo, ni de ternera. Si queremos evitarle a nuestra mascota problemas importantes de salud, incluso graves y mortales, es mejor eliminarlos de la dieta.

Están prohibidos también la cebolla, lactosa, uvas y otras frutas con semilla, uvas pasas y frutos secos.

Nuestros consejos

  • Debes tener en cuenta la edad del animal para calcular la frecuencia: en periodo de crecimiento es mejor alimentarlos tres veces al día, para ya en edad adulta pasar a alimentarlos dos veces al día. Nunca deberían comer una vez al día solamente (importantísimo sobre todo en perros de razas grandes)
  • Siempre es mejor una alimentación de venta en el mercado que humana, la primera aportará siempre todos los nutrientes necesarios además de medidos para que el perro se encuentre sano y bien alimentado.
  • la alimentación, frecuencia y cantidad, debe ser acorde siempre a su edad, peso, actividad y estilo de vida.
  • Evitar siempre darle sobras y restos de comida humana. Pueden contener trazas de alimentos nocivos y no son adecuados para la alimentación canina.

Para cualquier duda siempre es recomendable consultar con un veterinario con experiencia, y en algunas ocasiones además, conviene hacer un seguimiento y vigilar la dieta. El alimento es la principal fuente de energía y salud de tu mascota y conviene que se sana, adecuada y equilibrada.

Y, por supuesto, toda comida que ya haya superado la fecha de caducidad.